El blog de 2D2Dspuma pretende desterrar falsos mitos sobre la cerveza y despojarla de plumas y artificios innecesarios para presentársela al lector tal como es:  compleja, sencilla y fascinante.

Técnica de aromatización con lúpulo en seco

El Dry Hopping es una técnica que tiene como objetivo darle más aromas a la cerveza, concretamente, aromas a lúpulo.  

Consiste en añadir lúpulo a la cerveza durante el proceso de maduración, es decir, tras la fermentación. En realidad es como una maceración durante la cual los compuestos químicos aromáticos que contiene el lúpulo pasan a la cerveza sin aportarle amargor.

Para proporcionarle amargor a la cerveza, el lúpulo debe hervir en el mosto. Con el sistema de lupulización en seco (dry hop), el lúpulo solo aporta aroma y algo de sabor. 

Los pros y los contras del dry hop

La percepción de una cerveza implica a todos los sentidos, desde el tacto a la vista, pasando por el oído, pero sobre todo implica al gusto y al olfato. El Dry Hopping puede convertir una cerveza más bien plana en un trago sabroso e impactante.

Los inconvenientes del Dry Hopping.

El lupulizado en seco tiene varios inconvenientes.

El primero de ellos y más obvio es el encarecimiento del producto. El lúpulo no es precisamente barato y, precisamente, las variedades aromáticas son las más caras.

Además, para que el Dry Hopping sea eficaz, requiere un tiempo, lo cual también encarece el producto final.

Otro inconveniente es la merma: los conos o pellets de lúpulo se empapan de cerveza que luego no se puede recuperar. No es una cantidad importante pero es una merma más a sumar a otras.

Y, finalmente, el Dry Hopping entraña un riesgo: en los conos habitan bacterias que pueden pasar a nuestra cerveza, y contaminarla.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *