El blog de 2D2Dspuma pretende desterrar falsos mitos sobre la cerveza y despojarla de plumas y artificios innecesarios para presentársela al lector tal como es:  compleja, sencilla y fascinante.

Debate

Los CryoHops y la revolución de las IPA

Los CryoHops y la revolución de los aromas y sabores en las IPA

Los CryoHops están revolucionando el craft. A ellos les debemos esos aromas tan increíbles, tan intensos y tan limpios de las cervezas de última generación. 

El lúpulo en su forma natural, la flor, o en su formato de pellet no podrían aportar esos aromas tan intensos y limpios que tienen las Neipa, las Juicy IPA…

Sin embargo, no son muchos los elaboradores de cerveza que admiten abiertamente utilizar CryoHops, lo mismo que son pocos los que reconocen que usan aromas y extractos para hacer sus cervezas.

Es muy pronto todavía. El mercado es algo inmaduro y todavía la relación ‘cerveza artesana / ingredientes naturales / método de elaboración tradicional’ es demasiado fuerte en la mente del consumidor y eso de utilizar productos e ingredientes de última tecnología puede parecer una ‘traición’

Ambar IPA, opinión

Con motivo del IPADay hemos probado la Ambar IPA
En lata de 50cl. Adquirida en un supermercado DIA. Fecha de consumo preferente: 12-06-19 12:31 L-85795. Nos costó 1€, bastante por debajo del precio ‘oficial’ del producto, no sabemos el motivo.

La teníamos pendiente y la verdad es que la hemos pillado con ganas. Apenas estábamos condicionados. Ni picardeados ni condicionados ni con mala disposición de ánimo, más bien al contrario: Mente y corazón y boca abiertos.

Cerveza Ambar IPA

El diseño es prometedor y sugerente: un vaso de pinta lleno de cerveza rubia, con 2D2Dspuma, que es la medida perfecta, atravesado por una flecha, como si fuera un corazón. 
45IBU, nos indica el envase. Poquito para una IPA pero no podemos pedir más a una ‘industrial’.

En el reverso, un cogollo de lúpulo (de color poco inspirador, todo hay que decirlo) también con una flecha ensartada, emulando un corazón enamorado.
Una breve explicación sobre el estilo IPA y su origen y una advertencia velada:

‘Esperamos que te guste la IPA. Aunque también entenderemos que no te guste. Es lo que tiene la IPA.’


Los 10.000 millones de neuronas de nuestro córtex perciben, procesan y concluyen que nos vamos a encontrar con una cerveza ‘radical’ que es posible que no le guste a todo el mundo. ¡¡BIEN!!!!

Abrimos, servimos, degustamos. Bueno, pues………………… ya está probada la Ambar IPA.

Posteriormente, compartimos y comentamos nuestras impresiones con otros colegas en privado. Y todos coinciden con nosotros.

Ambar IPA, opinión sobre esta cerveza.

Hay muchos tipos de cervezas IPA. Está claro que esta no es de ninguno de ellos.

Las expectativas no eran muchas; las exigencias, menos: por 1€, una IPA de 50cl medianamente potable nos habría parecido genial!! Candidata a ser una habitual en nuestra nevera playera. 
Estábamos dispuestos a tatuarnos el cogollito flechado cerquita de nuestro corazón!! Somos facilones.

Conclusión: Ambar tiene dos Radler, a una de ellas la llaman IPA y la otra está bastante más rica.

Diagnóstico: Ambar pretende subirse al tren de las IPA’s ‘populares’ para vender a palletadas. Entonces, hacen lo más parecido a una Punk IPA que saben hacer con los restitos de hacer la Radler.

Chocarrería: La niña de las chuches de Rajoy, Maestra Cervecera de Ambar.

Metafísica: ¿Por qué dicen lúpulo cuando quieren decir gominola de limón?

Impresión general: Una tomadura de pelo nivel ‘Pa flipar’. No es necesario entrar en detalles.

No sabe a vieja, no sabe a oxidada, no está contaminada… es así.

Nosotros no somos unos talibanes del craft… ¡al contrario!
No tenemos nada en contra de las industriales. Convivimos con ellas muy a gusto y las consumimos cuando toca. Eso sí, nos molesta la tontería, el engaño y la cerveza mala, igual que a ti. Y no hace falta más que ver la campaña de promoción que ha acompañado el lanzamiento de este producto para darse cuenta de que está rodeado de mucha tontería. 

Supuestamente se ha utilizado un ‘blend’ (blendita palabra) de lúpulos seleccionados… No sé a vosotros, pero a mí se me erizan los cabellos cuando leo el adjetivo ‘seleccionado’. 
Los lúpulos merecedores de tal distinción son Cascade, Hallertau Mittelfrüh, Nugget y Columbus. Quien conoce los registros de estos lúpulos, coincidirán conmigo en que la cerveza no presenta ninguno de sus perfiles.

Y, no, esta vez no cabe aquello de ‘para gustos’… porque no se trata de que guste o no guste, se trata de que no es lo que dice ser (se vende como una IPA y no lo es) y encima es desagradable al paladar.

Si alguien vinculado a la empresa Ambar (o no) se siente ofendido por esta publicación, que piense que a nosotros esta cerveza nos ha ofendido desde el primer sorbo. 
Podíamos enfocar la crítica de muchas formas, hemos optado por hacerlo con cierto humor, pero en ningún momento, creemos, hemos abandonado ni la ecuanimidad ni las formas, pese a que este truño bien justificaría que lo hiciéramos.

El lúpulo como claim

La incoherencia de Mahou-San Miguel

El nombre científico del lúpulo es “Humulus lupulus”.
El lúpulo es primo hermano de la marihuana, ambos pertenecen a la familia de las “Cannabinaceae”, sin embargo no comparten propiedades. El lúpulo no coloca, y me han dicho sabe horrible si se fuma. Tú sabrás.

El lúpulo tiene cuantiosas propiedades. Distintas culturas, a lo largo de la historia, lo han tratado como una planta medicinal. El lúpulo es sedante, antiséptico, regulador hormonal, analgésico, diurético, vulneriano… favorece la digestión, calma el dolor de cabeza y alivia los síntomas de la menstruación y la menopausia…

Sin embargo, el principal uso industrial del lúpulo es el de saborizante y estabilizante en la fabricación de cerveza. El lúpulo aporta amargor a la cerveza y también es el responsable de esa casi infinita gama de aromas y sabores a frutas tropicales, cítricos, hierbas aromáticas, especias y flores, y esa es la cualidad más apreciada por los consumidores de esta bebida. 

Pero el lúpulo tiene, además, una propiedad más: es un reclamo publicitario casi irresistible.

Las otras propiedades del lúpulo

El lúpulo está de moda y se utiliza como claim, a veces con un criterio cuestionable.

¿Doble lúpulo?

Doble parida, señores.

Parece indiscutible que la cerveza arte y su modelo de consumo ha llegado aquí y va a quedarse, para irritación de nuestras monocromáticas y aburridas pseudopilsen industriales. Los consumidores de cerveza artesana no son un nicho nuevo de mercado, son los mismos que antes bebían las aburridas lager y que han evolucionado en la dirección de nuevos sabores, aromas y texturas.

Ya no sirve oponerse o poner trabas (estrategias por las que han optado hasta ahora algunas de las grandes cerveceras), es preferible adaptarse.

Mahou Maestra Doble Lúpulo en blog cervecero 2D2Dspuma

Adaptación.  Esa es la clave.

Con un ojo puesto en EEUU y otro en el resto de Europa, Mahou San Miguel, una compañía cervecera con un volumen de negocio enorme que de estrategias comerciales sabe un rato, también lo vio así. Adaptación.

¿Y qué decidieron? Pues vender ellos también cerveza artesana: Lanzan Casimiro Mahou, una línea craft de discutible calidad; compran Founders Brewing, cervecera yanqui muy relevante; adquieren el 40% de Nómada, marca de referencia en el sector craft…

Por otro lado, ponen al mando de personajes de sobrada competencia e influencia en el mundillo craft una plataforma como ‘Cervecera Independiente’, “proyecto que”, según sus responsables, “pretende apoyar y fomentar la cultura cervecera en nuestro país”,  lanzando así un mensaje de concordia y salubridad a la competencia (¿Será un Caballo de Troya?).

Mahou San Miguel quiere hacer dinero, que es lo pretende cualquier empresa, así que por ahora tanto el fondo como la forma parecen impecables.

Por eso, en 2D2Dspuma no entendemos a qué estrategia responde el producto Mahou Maestra Doble Lúpulo ni dónde encuadrarlo, desde luego no en el marco de ese supuesto “fomento de la cultura cervecera”. Porque si algo está claro para cualquiera que tenga una elemental idea de cerveza, e incluso sin ella, es que esta cerveza no destaca precisamente por su lupulización.

Si eso de Doble Lúpulo se refiere a que lleva dos tipos de lúpulo, es bastante ridículo. La inmensa mayoría de cervezas ‘artesanas’ tienen 2 o más lúpulos. De hecho, aquellas cervezas que solo llevan un lúpulo se venden como ‘monovarietales’ y responden a la intención de aislar ese sabor.

¿Quiere decir que lleva ‘el doble’ de algún lúpulo, sea este el que sea?¿Y en serio se han gastado el dinero en echar el doble de lúpulo y han conseguido ‘esto’?

En cualquier caso, es improbable que el reclamo de doble lúpulo se refiera a cualquiera de estas dos posibilidades.

Para nosotros, es un reclamo engañoso, quizá no fraudulento pero sí engañoso que propicia la desinformación y esta estrategia contrasta con el buen trabajo anterior.

¿Será que algún responsable de campaña ha oído que eso del lúpulo, que vete a saber qué es, está de moda? ¿Será una cuestión interempresarial de egos y si Damm tiene una Doble Malta, Mahou San Miguel no puede ser menos y tiene que tener una doble de algo? ¿Contraatacará ahora Damm con una Triple Agua?

Brewdog, los putos amos del craftbeer, repudiados

Brewdog y su legado

Hace unos días me abrí una cerveza de Brewdog que llevaba un tiempo reservando, pensé que me lo merecía. Se trataba de la Abstrakt AB:20, una locura de cerveza. Blend entre un barley wine inglés con café, avena y leche y una Imperial Stout envejecida en barricas de ron. El resultado es un pepinako bastante denso de 14% Alc/Vol, que pasan desapercibidos y que me llevó a reflexionar largo y tendido sobre la gente que había conseguido elaborar esta joya: Brewdog.

Soy un friki de Brewdog. Sí, no me duele reconocerlo aunque últimamente esté mal visto. Formo parte de una “generación” de beergeeks que descubrió qué era la cerveza artesana de la mano de la cervecera escocesa.

Explicaciones de por qué sucedió así y no con alguna cervecera nacional o incluso otra cervecera internacional habrá muchas pero a mi parecer se reduce a algo tan sencillo y tan peligroso como el márquetin.

Desde sus inicios, Brewdog adoptó un discurso agresivo e irreverente en sus mensajes publicitarios.

Antes de probar mi primera cerveza de Brewdog, ya había catado infinidad de belgas e inglesas de corte clásico y me gustaban, me gustaban mucho, y les debo a ellas tanto como a Brewdog, pero no fue hasta que probé la primera Punk que pensé que había algo más en el mundo de la cerveza artesana y que valía la pena investigarlo.

Hay muchas y muchos como yo. La mayoría ha renegado de la cervecera escocesa y preferirían tomarse un truñaco industrial antes de que les vieran tomarse algo de Brewdog. ¡¿Qué dirán de ellos?!

Les dirían que se han vendido al establishment, porque lo que está de moda ahora no es comprarle a una gran compañía; lo que está de moda es apoyar al pequeño cervecero que se curra todo el proceso de elaboración y que suda sangre para ir a cuantas más ferias mejor para dar a conocer su producto (a estos también les admiro, pero es otro tema). Lo que no acabamos de comprender es que sin Brewdog (ni muchos otros como Mikkeller), el boom del sector craft en España sería mucho menor o, al menos, nos hubiese tomado más tiempo llegar al buen nivel actual. De una forma u otra habríamos llegado pero la realidad es que Brewdogsupuso un antes y un después en lo que respecta al sector craft tanto a nivel nacional como internacional. El carácter desenfadado, las campañas de márquetin (en ocasiones cuestionables), sus cervezas irreverentes y extremas… consiguieron que los amateurs viéramos con otros ojos ‘esto’ de la cerveza artesana, que se alejaba ligeramente de la inamovible tradición belga de hacer siempre lo mismo.

Los chicos de Brewdog construyeron una imagen corporativa alrededor del movimiento punk, en contra de lo establecido enfrentándose con el conservadurismo del sector cervecero inglés. Consiguieron cambiar el concepto de la cerveza artesana de todo un continente. Y hemos llegado al punto de que han tenido tanto éxito que están siendo cuestionados y nos preguntamos cuánto de punk les queda. Es difícil defender una ética empresarial basada en el “do it for the people” cuando obtienes millones y millones de beneficio cada año. Es difícil pero no creo que sea imposible.

El problema no reside en cómo enfocan su negocio, sino en cómo lo percibimos los demás. Si uno quiere convencerse de que Brewdog ya no es lo que era, que se han vendido al godo, y decide no comprar más sus cervezas, está en su derecho, cada uno hace lo que quiere con su dinero, pero no me parece lógico.

Brewdog empezó el año pasado la iniciativa de donar el 20% de sus beneficios a sus trabajadores y a distintas organizaciones sin fines de lucro. ¿Por qué lo hacen si son tan peseteros? ¿Para lavar su imagen? ¿Cuántos de nosotros realmente lo haríamos?

Por mi parte, entiendo que si posees una empresa con el volumen de facturación de  Brewdog te encuentras siempre en la cuerda floja, cualquier acción que tomes creará controversia por insignificante que sea y hay que saber vivir con ello, lo vimos  recientemente cuando decidieron cambiar su distribuidor en España. Creo que han aprendido a manejar esta situación de la mejor manera posible: combinando una estética medianamente punk con un enfoque puramente comercial y centrado en generar dinero y crecer, que es, al fin y al cabo, a lo que se deben las empresas.

Cerveza Punk IPA, la cerveza más emblemática de Brewdog. Y la más vendida.
Cerveza Punk IPA, la cerveza más emblemática de Brewdog. Y la más vendida.

Seguramente muchos recurrirán al manido argumento de que sus cervezas ‘ya no son lo que eran’. Sí, sus cervezas no son las que eran, tú tampoco y el ecosistema cervecero menos. ¿Es que no hemos evolucionado nada?

Es innegable que sus cervezas han bajado de calidad, todos sabemos que la Punk de ahora no es la misma de antes, que no tendrían que haber dejado de fabricar la Hardcore y que no saben hacer cervezas ácidas. Pero todos estos ‘fallos’ forman parte de su evolución. Necesitaban una cerveza fácil, para todos los públicos y que iniciara en esto del craft beer a los de lager truño, pues ya la tenían. Consideraron que debían dejar de fabricar la Hardcore porqué el mercado había evolucionado hacia otro tipo de Imperial IPA, así que lo hicieron y sacaron alternativas (Born to DieNative SonHello my Name is…) que, pese a no estar al nivel de su predecesora, se dejaban beber. No producen demasiadas cervezas de corte “ácido”, (¿quién sabe por qué?) Pero hacen unas Imperial Stout que son la leche, como las Paradox o la Tokyo*. Lo importante es evolucionar.

Otros dirán que las cervezas que se salen de la gama base son mucho más caras. Volvemos otra vez al mismo problema de percepción. Todas las cerveceras con cierto recorrido y experiencia cuentan con una línea de cervezas “Premium” o “Pepinakos” que valen un ojo de la cara comparadas con la gama base. Sin moverme de la silla del mostrador de la tienda, veo estas: StoneBrooklyn, Baladin, Mikkeller. Creo que a estos no les recriminamos tanto los precios, ¿no? También podemos hablar de la tradición nórdica de elaborar pale ales de 5€ o de la técnica mikkellariana de ‘hago una cerveza, la envejezco unos meses en 25 licoruchos distintos y te la vendo a 14€ la pieza’. Como buen friki vas a quererlas todas y ahí caemos muchos. Y que caigamos permite que el sector evolucione.

Si somos conscientes de en qué nos gastamos ese dinero, sufriremos menos decepciones.

Mi conclusión es sencilla: la mayoría hemos probado lo suficiente ya como para seguir bebiendo Punk. Hay que interiorizar que no podemos esperar que la gama base de cervezas de Brewdog sea espectacular y no podemos odiarles por ello, porque no deja de ser una empresa y es normal que así sea. Lo que sí podemos hacer es disfrutar de sus buenas cervezas, porque también tienen de esas aunque muchos no se atrevan a probarlas por si las acaban disfrutando. Brewdog elabora muchísimas cervezas al cabo del año y todo beergeek debería intentar probar la mayoría de ellas. Especialmente, su línea de cervezas Abstrakt, las Paradox y todas aquellas que se salgan de lo ordinario merecen la pena una revisión, porque han llegado donde están por hacer buena cerveza, no lo olvidemos.

Cerveza artesana local, nuestro compromiso

Por qué consumir cerveza artesana local, cerveza de proximidad.

En 2D2Dspuma damos siempre prioridad a la cerveza ‘de aquí’, a la cerveza artesana local, a la cerveza de proximidad.

La cerveza no solo es cerveza.

“El secreto de un gran vino reside en que cuando lo bebas sientas la misma sensación que cuando muerdes un tomate recién arrancado, que sea capaz de transmitir la tierra y el entorno donde ha nacido”.

Esta frase corre por internet y se le atribuye a un tal Benjamín Romeo, de quien se dice que es un gran enólogo especializado en el vino de Rioja y a quien no tengo el gusto de conocer, pero me parece sensacional… 

Yo de vino no entiendo nada, de cerveza un poco…  y esta frase me descubre y evidencia una de sus similitudes: al vino se le exige algo más que el darte gustito en el paladar cuando lo bebes. Se le pide que represente unos valores, una autoría, un origen, que haya una intención detrás, una estética, una propuesta… igual que a la cerveza. Yo llamaba, y, a falta de propuesta mejor seguiré haciéndolo, ‘valores adheridos’ a esos valores y me ayudan a explicar que la cerveza es un producto cultural y que así debe tratarse.

Esa frase, la del tomate, también me descubre y evidencia una de las diferencias esenciales entre el vino y la cerveza: el terruño. El vino tiene terruño; la cerveza, no. 

¿Qué es el terruño?

Algunos productos agropecuarios (agrícolas o ganaderos) presentan unas características particulares y originales debido a las particularidades climáticas, geológicas, etc… de su territorio de origen. De ahí que el origen de muchos productos sea tan relevante. A esas características se les llama ‘terruño’ (terroir en francés), que no debe confundirse con Denominación de Origen, porque esta, la DO, se refiere también a estándares de calidad y a técnicas de producción.
Esto ocurre de forma muy clara con el vino y apenas con la cerveza.

La cerveza no tiene terruño

La mayoría de cerveceras elaboran su cerveza con maltas y lúpulos y levaduras que importan, producidas por grandes ‘granjas’ o laboratorios que suministran a muchas cerveceras repartidas por todo el mundo. De este modo se trasciende el terruño.

Es decir, salvo que se emplee un ingrediente local especial, algo poco frecuente, una cerveza hecha en Alabama puede ser exactamente igual que una elaborada en Burgos. 

La cerveza está casi completamente deslocalizada. El sector cervecero ha renunciado al terruño, con lo bueno y lo malo que eso conlleva. 
Por eso una American Ipa toledana puede estar igual de buena que una elaborada en Kentucky.

Por tanto, no tiene mucho sentido elegir la cerveza por su origen, y frente a la posibilidad de elegir entre una local y una de fuera, parece lógico elegir la cerveza de……..

Postureo, snobismo…

Hace un tiempo, la cerveza de aquí no conseguía conquistar la confianza de los consumidores, y con razón. Se producían fallos de calidad, la mayoría de productos eran mediocres, redundantes, faltos de ambición… y todos tenían un precio muy por encima de la media de los productos llegados de fuera, algo que indignaba a más de uno y de dos.
A día de hoy, el sector cervecero español ha conseguido invertir esta situación. Las cerveceras españolas están dando la talla en todos los frentes: calidad, precio, imagen…  y conquistando las copas y la confianza del consumidor que les da una oportunidad, y dan que hablar en los mercados internacionales.

Así que, ahora, cuando precisamente más motivos hay para beber cerveza local, la invasión de cerveza de fuera es mayor que nunca, y con ello aumenta la presión para los productores de aquí.

Sin complejos. La cerveza de aquí, tan buena o mejor que cualquiera. 

Se da la triste paradoja de que muchas cerveceras locales se tienen que buscar la vida en los mercados foráneos, mientras aquí nos deleitamos con productos de igual o peor calidad llegados de fuera que solo tienen como atractivo extra el hecho de que son de fuera… Y nos creemos muy listos.

2D2Dspuma apoya desde hace mucho y con firmeza la cerveza local. Y, no, no es ni peloteo ni chauvinismo. Los motivos son muchos y todos coinciden en un elemento: el sentido común.

La importancia de la cerveza artesana de proximidad ha ido creciendo en 2D2Dspuma hasta alcanzar aproximadamente el 30% de nuestra oferta.

¿Por qué es mejor beber cerveza de proximidad?

IRONÍA EN MODO ON: Proximidad… Km 0… esos conceptos marketinianos con los que los ecologistas radicales, slowfooders, hipsters y demás modernícolas éticos y posturetas,  nos golpean la conciencia, nos atosigan y nos hacen sentir mal cada vez que abrimos una cocacola…

A mí todo esto del ‘consume local’ me sonaba a cantinela fastidiosa, a salmodia quedabién, hasta que me puse a pensar sobre ello.

¿Por qué es mejor la cerveza de proximidad?

A ver, ahora parece que me contradiga, ¿verdad? Acabo de decir que la cerveza de Alababa es igual que la de Burgos y ahora digo que la cerveza de proximidad tiene mejor calidad.

La tiene, sí, pero, además, ¿vas a tomarte una cerveza hecha en la Conchinchina Brewery si Pepe, tu vecino, hace cerveza en su fabriquita de la periferia? 

Hombre, pues… salvo que la Conchinchina Ale sea mejor o más barata o destine una parte de sus beneficios a la investigación del cáncer, o que Pepe sea un capullo y tenga sin contrato a toda la plantillla… no tiene mucho sentido. No tiene sentido si no es que tú eres un snob, un postureta y tengas que alimentar y sostener tu audiencia de snobs y posturetas en Instagram.

Los motivos para priorizar la cerveza de proximidad van desde el sentido común al respeto por el medio ambiente, pasando por el egoísmo, el propio beneficio, la economía y los vínculos personales. Pero sobre todo y lo más importante: la calidad del producto.

El mercado ha madurado, eso es evidente. Las cerveceras ya no viven solo de las rentas de la fama.

Por un lado, los productos son cada vez de mejor calidad. Por otro, los clientes saben lo que quieren y son más exigentes y valoran más los matices. Ya no se conforman con mucho lúpulo o muchos grados a cascoporro. Los clientes quieren cervezas bien hechas y en su mejor momento.
Y hay cervezas que deben tomarse lo más frescas posible.

Las IPAs, las APAs, las Pale Ale, las Pils… cervezas con poco alcohol, ligeras y con predominio del lúpulo, son delicadas y deben tomarse lo más frescas posible.

Y no hay cerveza más fresca que la de proximidad.

  • ES MÁS RESPETUOSA CON EL MEDIO AMBIENTE 
    La cerveza de aquí es, en principio, más sostenible. No se emplean tantos recursos en su transporte. No es lo mismo transportar hasta mi tienda preferida un pallet desde una cervecera próxima que desde una cervecera de EEUU, por decir algo.
  • EGOÍSMO
    La cerveza de aquí participa en la economía de aquí, local, y, qué quieres que te diga, yo prefiero ayudar a desarrollar mi entorno económico que el entorno económico de Conchinchina Brewery, sobre todo porque estoy segura de que los vecinos de Conchinchina Brewery preferirán ayudar a desarrollar su entorno económico antes que el mío. 
  • EGOÍSMO II y VÍNCULOS PERSONALES
    Pepe, el cervecero ese que tiene una fabriquita de cerveza en la periferia de mi ciudad, es amigo mío. 
  • EGOÍSMO III y ECONOMÍA
    Pepe, además de ser mi amigo, es cliente mío. Cuando no está haciendo cerveza y lo que quiere es beberla, además de beberse las suyas para controlar su producto, viene a mi bar a tomarse unas cañas. Si PP se gana bien la vida, lo celebrará en mi bar.  
  • EGOÍSMO IV y CALIDAD DEL PRODUCTO
    ‘Aquí’, la calidad de la cerveza ‘de aquí’ es, seguramente, mejor: Está más fresca y ha viajado menos. 

¿Tiene o no tiene una importancia objetiva la proximidad en la cerveza?

¿Tanto influye la proximidad en la calidad de la cerveza? La proximidad puede influir mucho, sí. A ver, la proximidad no es un ingrediente de la cerveza, pero la obliga a viajar.

Una cerveza mala no va a dejar de serlo porque la hagan al lado de casa, pero una cerveza buena sí puede dejar de serlo si la hacen lejos y tiene que viajar hasta ti.

Cuanto más corta sea la cadena de suministro tanto en tiempo como en distancia, mejor para la cerveza. Cuanto menos tiempo y distancia recorra la cerveza, menos posibilidades de que sea maltratada, expuesta a temperaturas altas y otras condiciones no convenientes. Y este aspecto es crucial en cervezas lupulizadas y en cervezas suaves. 

Una Imperial Stout de 9,0%Alc/Vol aguanta bien un viaje aunque no sea en las mejores condiciones, pero no es así en el caso de esas que tanto te gustan a ti: las IPA’s, las APA’s…

De cuanto más lejos venga la cerveza, por más manos pasa, más eslabones tiene la cadena hasta llegar a ti y más tiempo pasa la cerveza en almacenes, camiones, barcos…

Además de todo lo anterior, resulta que tenemos la suerte de que ‘Aquí’ se están haciendo birrotes.

Las ‘cervezas de grupos musicales’ no son la bomba

Cervezas artesanas de bandas de rock

Los prejuicios sobre las cervezas de grupos musicales hacen que muy buenas cervezas sean menospreciadas por el público cervecero experto.

La importancia de la imagen de una cerveza

De entrada, la lógica dice que si la cerveza está buena, da igual cómo se llame o cómo sea la etiqueta o si la chapa es azul, verde o amarilla, ¿verdad? Pues no da igual, no. Importa y mucho.
Cervezas de grupos de rock
En 2D2Dspuma tenemos muchas cervezas de grupos musicales. Unas son buenas, otras muy buenas y otras no tanto.
Las personas somos muchísimo más influenciables de lo que estamos dispuestos a reconocer; probablemente lo somos más de lo que pensamos; y somos influenciables por aspectos que a veces no sospechamos. Por todo esto, las empresas invierten muchísimos recursos al análisis del mercado y al diseño del producto, y no descuidan ninguno de sus aspectos, empezando por su imagen y su nombre y eso es por algo, ¿no crees? Podría explicarte mil anécdotas sobre cómo afecta la imagen de una cerveza sobre la decisión de compra. Pero es que también podría contarte mil anécdotas sobre cómo afecta la imagen de una cerveza incluso a su degustación. Y eso se debe a que en la degustación de la cerveza participan todos los sentidos físicos pero también el sentido estético y el emocional.

El riesgo de segmentar tu público

Asociar una cerveza a un referente popular, ya sea un lugar, una canción, un grupo musical, una película… entraña un riesgo, y no pequeño, porque esa cerveza apuntará hacia un público objetivo, renunciando al resto de púbico. Y ahora es cuando un adulto razonable objeta que eso no tiene que ser así, que si la cerveza está rica, la comprará todo el mundo, porque lo importante es lo que está dentro de la botella y no fuera. Pero eso no es así. Los fans de esa película o grupo musical te la comprarán como locos pero es posible que solo lo hagan ellos, aunque la cerveza esté tremenda.

Las cervezas de grupos musicales

Ahora parece que no hay grupo musical que valga si no tiene su propia cerveza. Qué cosas, ¿eh? Lo que empezó como algo anecdótico, una excentricidad más de alguna figura del jevi metal (coartada de una estrategia de branding muy bien parida), se convirtió en tendencia y ahora es la tónica. Nunca sabremos hasta qué punto un grupo musical se implica en la concepción, diseño y elaboración de una cerveza, ni si en ella va o no un pedacito del alma de sus componentes, como un ingrediente más, aunque estamos seguros de que es más bien poco en la mayoría de los casos. Pero, ¿acaso esos asuntos menores importan a los fans? Los fans la van a comprar, igual que compraron la gorra, la camiseta, la sudadera o el reloj y guardarán la botella vacía en el pequeño santuario que tienen montado en casa. Y la cerveza les sabrá rica a la mayoría de ellos, aunque sea un truño.

Los prejuicios con las cervezas de bandas

La estrategia de poner el nombre de un grupo musical a una cerveza tiene sus riesgos. Se entiende que si te diriges a un público no experto en cerveza, que va a consumir la cerveza porque es de su grupo favorito con independencia de su calidad, no es necesario que sea una buena cerveza. Parece lógico, además, que si lo que pretendes es llegar a ese público experto en el grupo musical pero no en cerveza, lo hagas con un producto generalista, sencillo, poco ambicioso y, en algunas ocasiones, incluso mediocre. Buenos ejemplos de esto son las cervezas de AC/DC o Queen, Motörhead Kiss. que no es que no sean ambiciosas, es que son directamente malas.
La cerveza ‘de grupo musical’ más vendida del mundo, Trooper, de Iron Maiden, está elaborada por Robinson’s Brewery, una cervecera inglesa tradicional y de prestigio. Se comercializa en 100 países y su lanzamiento fue una auténtica fiebre que desbordó todas las expectativas. La mayoría de seguidores del grupo reconocen en petit comité que la cerveza no vale nada pero la siguen comprando. Unibroue tiene una cerveza maravillosa que se llama À tout le monde. Es una saison espectacular. Pero el nombre de la birra es un homenaje a un tema musical emblemático de la banda estadounidense de trash metal Megadeth. La birra se vende como churros entre los seguidores de la banda… y punto. A la que el gran público ve la etiqueta con la calavera con casco, las letras góticas y el nombre de Megadeth, no quiere ni oír hablar de ella.
‘¿¿Qué pasa, crees que la cerveza sabe a Megadeth o qué??’
Ya le puedes insistir en que la cerveza es una maravilla, que no la comprarán. Y hacen bien: es muy probable que no la disfruten del todo. Como te decíamos antes, la degustación de una cerveza es una experiencia global, es una experiencia en la que participan todos los sentidos físicos pero sobre todo participan las emociones. ¿Te imaginas tomarte una Altahia Los Chunguitos o unaSierra Nevada Enrique Iglesias o una Rochefort Andy y Lucas? Pues eso. Y lo decimos con todo el respeto hacia AlthaiaSierran Nevada y Rochefort y a Los Chunguitos, Enrique Iglesias y Andy y Lucas. Nosotros no somos ni de trash metal ni de estilo saison, pero hemos aprendido a aislar los elementos y a no dejarnos influir. Es parte de nuestro trabajo.

Buenas cervezas de grupos musicales

Esto no pretende ser un directorio de cervezas de grupos musicales, solo vamos a enumerar unas cuantas que conocemos y que creemos que merece la pena probar.

In Peccatum Los Suaves

In Peccatum Craft Beer, de Ourense, es la cervecera ‘perpetradora’ de La cerveza oficial del grupo Los Suaves, paisanos suyos. In Peccatum Los Suaves es una porter muy bien parida. No tiene grandes pretensiones pero,  en su estilo, es perfecta, mucho mejor que otros representantes del estilo.
Etiqueta de la cerveza Los Suaves
Etiqueta de la cerveza Los Suaves
Yosi en la presentación de la cerveza oficial de Los Suaves.
Yosi en la presentación de la cerveza oficial de Los Suaves.

Milana 20 de Abril

Los chicos de Milana, de Montemayor de Pililla, Valladolid, elaboran las cervezas oficiales de Celtas Cortos, también pucelanos. Por el momento han lanzado dos: 20 de Abril, una American IPA tremenda
Cerveza de Celtas Cortos 20 de Abril, una American IPA tremenda.

Milana Cuéntame un cuento

Milana también elabora la otra cerveza oficial de Celtas Cortos, una weizen elaborada con Tritordeum, un cereal de diseño que se ha obtenido cruzando trigo y cebada, llamada Cuéntame un cuento. Hay muchas más, os las iremos presentando