El blog de 2D2Dspuma pretende desterrar falsos mitos sobre la cerveza y despojarla de plumas y artificios innecesarios para presentársela al lector tal como es:  compleja, sencilla y fascinante.

¿Qué son los defectos de la cerveza?

¿Todo lo que no me gusta en una cerveza es un defecto? ¿Es lo mismo una cerveza mala que una cerveza defectuosa?

Una reseña sobre Cruzcampo Cruzial en nuestra página de Facebook propició varios comentarios de seguidores de la página y trajo a colación un montón de temas interesantes. Uno de los temas que se pusieron sobre la mesa fue el de los llamados ‘defectos en la cerveza’.

Defectos en la cerveza en el blog 2D2Dspuma

El término ‘defecto’ no es específico del ámbito de la cerveza, así que cuando hablamos de defectos en la cerveza nos referimos a lo mismo que cuando hablamos de defectos en cualquier otra cosa objeto de análisis.
Los defectos en la cerveza es un tema largo y complejo y abordarlo con éxito requiere algunos esfuerzos previos: conocer los estilos cerveceros y su descripción (o al menos saber que eso existe ?), una cuestión puramente técnica, y dejar a un lado las propias preferencias y los gustos personales, algo paradójico cuando de lo que se habla es de la cerveza, un artificio cuyo objetivo es precisamente producir placer.

¿Qué es un defecto en la cerveza?
Los defectos en una cerveza son características organolépticas no apropiadas, ya sea porque son desagradables en sí mismas, porque son desagradables en la intensidad en la que se presentan, porque están fuera de la intención del elaborador o porque no son aceptables en su estilo. Esto significa que algunos rasgos se consideran defectos en unos estilos y en otros no… aunque a ti te gusten, sí. 

Los defectos pueden ser de tres tipos: visuales, olfativos o gustativos y se detectan, como es lógico, en la fase de análisis correspondiente.

Defectos relativos y defectos absolutos.

A las características organolépticas que se consideran defectos en sí mismas porque son objetivamente desagradables o porque se manifiestan con intensidad excesiva o porque el cervecero no las pretendía, se les llama ‘defectos absolutos’. 
Y se les llama ‘defectos relativos’ a aquellos rasgos inapropiados en el estilo en el cual se adscribe la cerveza que estamos analizando pero que se aceptan en otros estilos en mayor o menor medida. 
La línea que separa unos y otros no está demasiado definida, ya te lo puedes imaginar, y a veces no hay asideros firmes para discutir.
Este tema, el de los defectos en la cerveza, da para muuucho, así que lo iremos desgranando poquito a poco. Pero ya que estamos aquí, vamos a intentar dejar claro el concepto de defecto y la diferencia entre una ‘mala cerveza’ y una ‘cerveza defectuosa’

Cruzcampo Cruzial, un buen ejemplo de cerveza defectuosa y también un buen ejemplo de ‘mala cerveza’.

Diferencia entre cerveza mala y cerveza defectuosa

Defectos en la cerveza

Una cerveza defectuosa es una cerveza que, de forma circunstancial, presenta uno o más defectos, y eso suele estar fuera de las intenciones del elaborador y fuera del ánimo empresarial de la marca. 
Los defectos suelen deberse a infecciones de microorganismos salvajes, bacterias, hongos, levaduras… a un proceso de elaboración defectuoso: mala sanitización, exposición al oxígeno, temperaturas demasiado altas o demasiado bajas… o a ingredientes en malas condiciones o de mala calidad. 

Las cervezas malas, en cambio, suelen deberse a recetas o procedimientos poco ambiciosos.

Cruzcampo Cruzial
, al menos laS lataS que nos tocaron a nosotros, es, además de una mala cerveza, un cúmulo de defectos absolutos y relativos, así que viene de perilla para ejemplificar algunos de estos conceptos. 

“Cruzcampo Cruzial, Cerveza Especial, 100% lúpulo seleccionado”
Estamos tan acostumbrados a las murgas de los mensajes publicitarios que a veces no reparamos en su significado. 
No lo haríamos normalmente porque somos conscientes de que un claim (reclamo) tiene poca vocación didáctica y mucha vocación persuasiva, pero vamos a detenernos un momento en este caso porque es necesario para entender el ejemplo.
En cerveza, la naturaleza de los defectos tiene mucho de relativa, ya que una característica es o no un defecto dependiendo del estilo en el que la encontremos, así pues en este caso es importante saber de qué estilo se trata.

Cruzcampo Cruzial no se adscribe a ningún estilo concreto. De ella solo se afirma que es ‘especial’. El término ‘especial’ en cerveza sí es específico y tiene un significado concreto: una cerveza especial es aquella cuyo Extracto Seco Primitivo es al menos un 15%. ¿Que qué es el Extracto Seco Primitivo?

Entonces, ¿cómo saber qué debemos esperar de una cerveza si esta no se adscribe a un estilo concreto?
Bueno, esa es una habilidad que se desarrolla con el tiempo y la experiencia y de la que trataremos más en profundidad en otro post. Para el caso concreto que nos ocupa, es suficiente tener en cuenta que las cervezas de Cruzcampo van a un público no experto que no quiere complicarse la cabeza. Si Cruzcampo Cruzial tuviera algo especial, el departamento de mercadotecnia de la empresa se habría encargado de que no se nos pasara por alto.
Si fuera una IPA o negra o ácida o muy fuerte de alcohol, es decir, si tuviera algún rasgo destacable, lo habrían destacado en la comunicación del producto y en el envase. Y no es así.
Por contra, lo único que se nos avanza de Cruzcampo Cruzial es que tiene un Extracto Seco Primitivo de más del 15% (eso de especial suena muy bien pero ya ves que de especial no tiene nada) y que ‘100% lúpulo seleccionado’.
Que el lúpulo ha sido seleccionado no nos cabe duda, todos los ingredientes de cualquier productos son seleccionados (cuánto daño ha hecho el marketing al sentido común). Lo importante no es que los ingredientes se seleccionen sino el criterio con el cual se han seleccionado: Se ha seleccionado ese lúpulo porque ¿es el mejor?, ¿es el que teníamos por aquí, en un rincón?, ¿es el que nos obliga a usar la empresa proveedora con la que hemos firmado una exclusiva?, ¿es el más barato?, ¿es el que está de moda?, ¿es el que empleamos para todo?

Por otra parte, ¿cómo se ha empleado ese lúpulo y en qué cantidades? Esos aspectos sí son ‘cruciales’.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *